Comentarios Lovely (y no tan Lovely)

Ariadna Ferret 22 de febrero de 2016

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 13.36.48

Voy a hacer un pequeño paréntesis en este lunes tan productivo con posts sobre los desfiles de Madrid y Londres y las lecciones de estilo que nos han dado las front rowers, para tratar de cerrar, sin despeinarme como Olivia Palermo, un tema que nos ha ensombrecido el fin de semana (suerte que se llevan los #groutfits) y sobre el que justamente Clara Lago publicó este domingo todo lo que tengo que decir.


No, no voy a borrar los comentarios. Los voy a dejar para que cada una se retrate (desde su cuenta bien cerradita y privada de Instagram eso sí) como lo que es, que se vea bien a qué dedicamos nuestro tiempo libre: a construir o a destruir.

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 13.34.24

Las críticas, aunque nos fastidien (más o menos), si están hechas con criterio y bondad, siempre son constructivas. Es evidente que TODO se puede mejorar y que el primer paso para hacerlo es reconocer que algo es perfeccionable. Luego entran los gustos de cada uno. El caviar puede ser un gran manjar, pero si no te gusta, no te gusta. Y eso no es ni bueno ni malo. Por lo tanto, que la portada guste (o no) más o menos es una cosa y la otra es que no te guste la chica de portada, por los motivos que sean (más o menos racionales, más o menos viscerales), que no hay que confundir la velocidad con el tocino. Y como aquí hay mucha mente sucia, dejad que aclare que no, no estoy llamando “tocino” a Alexandra Pereira, estoy usando una expresión popular. Y, dicho sea de paso, de nuestro trato con ella sólo podemos sacar halagos. Se comportó como toda una profesional (lo que explica que haya llegado donde ha llegado), fue cordial y amable y mostró toda su buena disposición trabajando con nosotras. Sin firmar ningún contrato ni exigir ningún fee, que es muy fácil sacar conclusiones y arremeter desde el desconocimiento y la ignorancia (y la rabia).

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 14.12.13

En fin, ya lo dije el otro día, me quedo mil veces con el cariño que recibimos de las Sweeties con la portada de diciembre. Fue todo amor y ese tipo de fuerza mueve montañas. Estos días, en cambio, he llegado a preguntarme si a Alexandra (vamos a poner el nombre para que no olvidemos que detrás de todo esto hay UNA PERSONA) le compensa tener un millón de seguidores con todo el veneno que pueden soltar unas pocas personas que, si no os gusta la palabra “envidiosas”, tenía otra en mi comentario: aburridas. Sí, tal vez no todas las críticas vienen de la envidia. Cuando son críticas positivas pueden venir de muchos otros sitios, como del cariño, pero cuando una escupe veneno, será que tristemente no tiene nada mejor que hacer con su vida y se aburre.

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 13.33.59

Nosotras también somos personas. Detrás de este proyecto hay una pequeña redacción que se deja los cuernos cada día para actualizar la web y sacar una revista. Lo hacemos lo mejor que sabemos (y podemos), pero el caso es que lo intentamos, con nuestra mejor voluntad. Cada día nos levantamos con buena actitud y tratamos de hacer, de construir, de crear. Dedicamos nuestro tiempo a algo constructivo, a ofrecer contenido, siempre desde un punto de vista alegre y divertido, porque queremos que la gente disfrute con nosotras y nuestro trabajo. Aunque sabemos que nunca llueve a gusto de todos y que, por lo tanto, no podemos agradar a todo el mundo. Lo que no entiendo es esa necesidad de poner el dedo en la llaga, de perder el tiempo con algo que evidentemente no te gusta, en lugar de pasar página y aprovechar la vida para otras cosas más placenteras. A no ser, claro está, que el placer se saque precisamente de hacer eso; daño… EVIDENTEMENTE que nos vendría bien una mención de Alexandra. No se nos escapan las matemáticas. Un millón de seguidores es un millón de personas a las que podemos llegar con sólo un mensaje de Lovely Pepa. ¿Qué satisfacción puede sacar alguien de que no lo haga? ¿Qué placer insano se desprende de estar actualizando cada media hora su cuenta para ver si ya lo ha hecho o no y venir a restregarnos por la cara que sigue sin haber puesto nada?


Ya en tu kiosco la revista #Fashionisima o en http://fashionisima.bigcartel.com

A video posted by Fashionisima (@fashionisima) on

Afortunadamente, no todo el mundo es así. Y como de todo se aprende algo, de esta (mala) experiencia yo he descubierto que, igual que hay quienes pierden el tiempo soltando veneno, otra gente también “pierde el tiempo” dejando mensajes positivos. Y eso es algo que, aunque apreciamos, no agradecemos suficientemente. Así que gracias, de verdad, a todas aquellas personas que decidís cada día hacer un poco mejor este mundo, con una sonrisa o con un like. Gracias a todas las que habéis dedicado 1 minuto de vuestra vida a dejarnos un comentario (en positivo o negativo, pero desde el cariño y el respeto). Gracias por escoger dedicar vuestro tiempo en algo constructivo. GRACIAS.

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 13.31.46 Por mencionar (y agradecer) algunos.

13 Comentarios »

Maria
lunes, 22 de febrero de 2016, 14:25 h.
Pero ya que escribís los comentarios, haber colgado tambien la foto donde dice que se os ha ido la olla...... Será por el título de la foto? Lo de las "perras envidiosas" digo yo!
    Ariadna Ferret
    lunes, 22 de febrero de 2016, 14:30 h.
    "Perras envidiosas" estaba entrecomillado porque precisamente estábamos parafraseándo alguna de las perlas que nos dejaron en nuestra cuenta de Instagram que, como es pública, todos (los que tengan ganas de perder -más- el tiempo con este asunto) pueden ver lo que se ha publicado, por nuestra parte y por la de los demás.
Elena
lunes, 22 de febrero de 2016, 15:00 h.
La verdad es que me encantáis, sois un producto diferente y que entiende la moda como algo divertido. Pero he de reconocer que cuando vi la portada me supo mal. No porque la chica no lleve Photoshop (eso me parece extraordinario y creo que lo deberíamos ver en todas las revistas), tampoco por Alexandra porque no entiendo a qué viene tanto hater. Realmente me supo mal por el fotógrafo/a que os vendió esa foto como profesional. Por lo demás no le veo tanto asunto, el vestido es precioso y ella está monisima. Un saludo!
Esther
lunes, 22 de febrero de 2016, 15:01 h.
Yo sinceramente nunca suelo leer los comentarios que deja la gente en los blogs que sigo sea por instagram o por otro medio. Y ahora me alegro la verdad. Porque cuando sigues a alguien lo debes hacer siempre desde el respeto, porque se supone que te interesa lo que cuentan. Puede que a veces no estes de acuerdo o te gusten mas o menos las cosas que se publican. Pero eso no da derecho a nadie a soltar esas temeridades que escriben algunas personas. En fin, hay que intentar pasar un poco de esto, aunque entiendo que es difícil porqie algunos son tremendos. No se a que se debera ni me voy a poner a razonarlo ahora. A mi hay veces que me gustan vuestros reportajes y otras veces no tanto. Pero los leo y ya. Y al que no le guste pues que no los lea. Es como si no te gusta el futbol y ves los partidos porque se lleva. En fin, un saludo y mucho ánimo chicas.
Tina
lunes, 22 de febrero de 2016, 15:36 h.
Y seguís borrando mis comentarios y críticas CONSTRUCTIVAS, flipo xDD La verdad es que la culpa es mía, por perder el tiempo con vosotros. Tomo nota y nunca más os daré un mísero euro. Y que sepáis que en varios foros ya saben cómo sois, así que podéis seguir borrando los comentarios respetuosos y publicando solo los que os vienen bien para haceros las víctimas. Borrad este, que me basta con que alguna de vosotras lo lea xD Por cierto, Alexandra sigue pasando de vosotras y hace bien, la habéis sacado fatal y además, hace meses la criticasteis. Si es que no sois InStyle, no. Ellos aceptan críticas constructivas y además son muy educados y buenos profesionales. Ale, au revouir ;)
Petunia
lunes, 22 de febrero de 2016, 16:03 h.
Con todo el cariño este post llega tarde. Independientemente de que la portada sea un éxito o un fiasco, que la Pepis este divina o de película de terror, dejando todo eso a un lado y sin caer en vulgaridades siento deciros que no habéis estado a la altura. Esta claro que a nadie nos gusta escuchar las críticas, ya sean educadas o fuera de tono, pero una marca nunca puede rebajarse al nivel que os habéis rebajado vosotras y ojo que entiendo que os pueda doler en el alma que alguien critique vuestro trabajo, pero es así. Si aspiráis a manteneros en el sector como una publicación de referencia con cierto prestigio y seriedad debéis ser coherentes con dicha política y ello implica en no entrar en descalificaciones personales, tomad ejemplo de otras publicaciones que ante ataques peores ni se despeinan, ahí se demuestra la profesionalidad, el aplomo y la experiencia de cada uno, porque no ofende quien quiere sino quien puede y vosotras deberíais haber estado por encima de ello. Respecto al tema de la Pepis, y esto ya es una apreciación personal, una mano si que os debería haber echado, que el favor os lo habéis echo mutuamente, no lo olvidéis, y ella ni os a mencionado, ni tan siquiera ha entrado a defender la revista que la a puesto en portada. Que no cobre y haya puesto la cara "de gratis" es una cosa y otra que ella no se haya llevado su porción de fama gratuita que buena falta le hace. Las divas vamos a dejarlas para Hollywood que es lo suyo, esto es España y cualquier blogger venida a menos nos parece la releche.
    Ariadna Ferret
    lunes, 22 de febrero de 2016, 17:17 h.
    Petunia, gracias por tu comentario. Así, sí se puede hablar, aunque cada una tenga su visión... A mí la portada me gusta y creo que, más allá de mi apreciación personal, no se puede decir que sea objetivamente mala. Por supuesto, puedo estar equivocada y entiendo que a algunos les gustará (más o menos) y a otros no. Pero ese no es el problema. El problema es cuando alguien hace algo (bien o mal) y otro se regocija porque (dice que) lo ha hecho mal. Digo regocijar porque aquí no estamos hablando de críticas. Una crítica es cuando alguien te viene y te dice: "uy, esto estaría mejor así" o "bueno, podría estar mejor (o peor)". Perfecto, puedes atender a la opinión del otro o no, pero ahí queda, con respeto. Ahora bien, cuando vienen a tu casa y se "cagan" en medio de tu salón, ya es otra cosa. Eso es (a mi entender) violencia gratuita y es lo que ha sucedido cuando algunas han entrado en nuestro Instagram para regocijarse, con muchos "jajajas" y emojis llorando de la risa, porque Alexandra no nos ha mencionado, sin saber siquiera si va a hacerlo, si tiene que hacerlo o el motivo por el que lo hará o lo dejará de hacer. Tal vez, y ahí viene el punto en el que diferimos más, deberíamos haber callado y mirado para otro lado, limitándonos a borrar los comentarios agresivos. Eso es lo que se espera de una empresa "seria" y tiene que ver con lo que a mi entender en este país se cree que son las empresas, entes gigantescos e impersonales (y normalmente capitalistas y muy malos, para más inri). Se nos olvida que detrás de muchas empresas hay empresarios, emprendedores y autónomos, todos ellos (incluida yo) muy pringados y sacrificados porque en este país no hay nada peor que intentar montar algo (sea un negocio o no). Lo que decía antes, enseguida te viene alguien, que curiosamente no está haciendo nada, y te dice que lo estás haciendo mal, pero no para que mejores, sino por pura mezquindad. Sí, quizás es un trauma que tengo yo con este tipo de actitud, que me altera, y tal vez debería (aprender a) separar las cosas. Pero eso no quita que lo que han hecho algunos (o algunas) con el tema de Lovely Pepa esté mal. Y respecto a ella, que sabíamos que es un personaje controvertido con muchos seguidores, pero muchos de ellos detractores (lo que tiene el éxito en este país, volvemos a lo mismo), nos esperábamos algún que otro comentario mean. Pero después de trabajar con ella sólo puedo decir que muchas de las críticas que se le hacen son por puro desconocimiento. Me pareció de lo más profesional y es curioso porque (lo contamos en la revista) otras chicas con la mitad de la mitad de la mitad de seguidores de Alexandra con las que hemos tenido trato no es que sean la mitad de la mitad de la mitad de profesionales, es que son directamente impresentables (aunque caen mejor). Curiosidades de la vida.
Qki
lunes, 22 de febrero de 2016, 17:38 h.
Hace mucho que no os comento. Será porque hacía mucho también que no se producia un buen debate como los que solía haber en el blog antes y que la verdad se echan de menos, me encantaba venir aquí a dar mi opinion sobre las controversias de la industria. Está claro que apostastéis por dar el salto al siguiente nivel e intentar convertiros en industria per se. Cuando se abandona la barrera y se salta al ruedo pueden pasar estas cosas, y vosotras mismas sois el centro de la polémica y es vuestra portada la que se descuartiza con mayor o menor acierto. El poner en portada a una bloger es siempre arriesgado porque levantan tantos odios como pasiones, pero en el caso de esta en concreto le habéis echado ovarios porque creo que acumula casi tantos haters como fanes ( si no más). Un golpe de efecto que os ha dado visibilidad y publicidad, así que os felicito en lo que al marketing se refiere. En cuanto a la estética/calidad de la portada, pues eso no creo que ni vosotras mismas estéis muy contentas con el resultado, habéis hecho cosas mejores, pero equivocarse es aprender, y con el tiempo también aprenderéis a manejar mejor estas situaciones y pasar un poco por encima, porque si habéis decidido abandonar el formato "patio de vecinas" (que a mi me encataba) hay que abandonarlo para todo. Un beso.
C.
lunes, 22 de febrero de 2016, 18:46 h.
Aclaro primeramente que a mí Lovely Pepa no me gusta. Lo cual no signifique que sea una hater. Simplemente no me aporta nada, así que no la sigo. No sabía que no os hubiese citado y quiero decir que eso daña bastante su imagen (aparte de perjudicaros a vosotras, por la publicidad perdida), pues ,por lo que sé, se la considera bastante prepotente y diva y esto no ayuda mucho. Pero oye ella sabrá, que seguro que está bien asegurada. Por otro lado, la portada no me gusta. Me parece un outfit precioso, pero una foto pésima y sí, la he visto en persona. Pero para gustos colores. No entiendo que la gente critique solo por hacer daño y con semejantes faltas de respeto y creo que yo, como persona, si me esforzase tanto en algo y la gente viniese hacerme daño con maldad, de forma gratuita (y encima desde el anonimato) reaccionaría así. Pero esto es a nivel personal. A nivel profesional no podéis hacer eso. A mi juicio habéis quedado igual de mal que esa gente que os critica de esa forma. No podéis caer tan bajo. Una cosa es hacer un post como éste, explicando lo sucedido, lo cual respeto, y otra cosa es el anuncio que hicisteis de la salida de la revista en este blog que me dio vergüenza ajena y ya no hablemos del post de instagram donde poníais eso de "perras envidiosas" (sí, entrecomillado, pero una revista no puede publicar eso). A pesar de que llevo años siguiéndoos y que entiendo (porque yo también soy muy visceral) vuestra reacción, creo que habéis mostrado una profesionalidad 0 y, sintiéndolo mucho, este mes no compraré vuestra revista.
Ammelie.
lunes, 22 de febrero de 2016, 18:56 h.
Nunca suelo comentar, solo cuando participo en los sorteos, pero hoy os tengo que decir que me encanta el contenido de vuestra revista y que quizás no me parece la mejor portada pero detrás de esa portada hay un shooting y un trabajo de diferentes personas como maquilladores, estilistas.Me parece que Lovely Pepa sale guapísima aún sin uso de fotoshop, y esto me parece un punto de vista diferente porque todas las revistas quieren hacernos ver una visión de la mujer que no es real y deberíamos agradecer que una se atreva a hacer esto. También creo que es de bien nacidos ser agradecidos y que si eres portada de una revista sería una señal de respeto mencionarla, pero vivimos en un mundo en el que ahora las personas no se preocupan de mantener una moral y sólo se preocupan por vender su imagen.
Povera
lunes, 22 de febrero de 2016, 20:44 h.
Estoy un poco cansada del estereotipo de español que utilizas en tu artículo. Ignorantes, mezquinos y envidiosos, solo te ha faltado insinuar que es un país de vagos para cumplir ya con todo el pack habitual. Basta ya de pintarnos así a los españoles, un país con muchos fallos pero también con muchas virtudes no propias de ignorantes, mezquinos y envidiosos: el menos racista de la Unión Europea, pionero en leyes a favor de los derecho de los homosexuales, con mayor tasa de donación de órganos del mundo... y podría seguir. Estaría bien que os plantearais que al generalizar estáis metiendo en el saco a la gente que os da de comer y gracias a la cual está vuestra revista en pie. Por otra parte muchas de las críticas que ponéis aquí como destructivas a mi parecer no lo son. Creo que opinar que Alexandra no sale guapa, o que la portada no es bonita, es exactamente lo mismo que hacéis vosotras con vuestras listas de "Peores vestidas de los Oscars", por ejemplo. ¿Qué hay de constructivo en ello? Es verdad que algunas personas han caído en faltas de respeto, y no me parece bien. Pero no es cierto que criticar a Alexandra solo sea por mezquindad o envidia. El trabajo que desempeña Alexandra es la sublimación del sistema capitalista ese tan malo del que hablas... Ya casi no hay diferencia entre vida y trabajo. Por mucho que digan que no, solo hay que ver la sobreexposición de estas chicas día tras día en las redes sociales. Las personas pierden su intimidad casi por completo para doblegar su vida al marketing, respondiendo a una clara finalidad, crear necesidades a las personas dónde no las hay para que el mecanismo de esta industria crezca y crezca sin control. Participando activamente con una de las industrias que más infeliz hace a la gente. Una industria que dicta como debes de vestir para ser "cool" esta temporada, como deben de ser tus abdominales y tu culo para "estar perfecta". Una industria que esta detrás de enfermedades como la anorexia, la depresión y la ansiedad de muchas adolescentes y no tan adolescentes, acomplejadas por no poder renovar cada temporada vestuario, bombardeadas continuamente para que lo hagan si quieren agradar a los demás y tener más likes en instagram, lo que es sinónimo de éxito. Una industria que se sostiene en un consumo de recursos de una manera insostenible para nuestro planeta y con mano de obra semi-esclava en la mayoría de los casos. Alexandra es una persona que vive lucrándose a costa de todo esto. Quizá mucha de la gente a la que no le agradan estas chicas sean por motivos bastante alejados de envidia o mezquindad. Es necesario criticar para mejorar. Si no se puede criticar a este personaje, y lo que representa en la sociedad actual, apaga y vámonos. "Eso es lo que se espera de una empresa “seria” y tiene que ver con lo que a mi entender en este país se cree que son las empresas, entes gigantescos e impersonales (y normalmente capitalistas y muy malos, para más inri)." IGNORANTES "en este país no hay nada peor que intentar montar algo (sea un negocio o no). Lo que decía antes, enseguida te viene alguien, que curiosamente no está haciendo nada, y te dice que lo estás haciendo mal, pero no para que mejores, sino por pura mezquindad." MEZQUINOS "Y respecto a ella, que sabíamos que es un personaje controvertido con muchos seguidores, pero muchos de ellos detractores (lo que tiene el éxito en este país, volvemos a lo mismo)" ENVIDIOSOS
Paloma Fergusol
martes, 23 de febrero de 2016, 08:02 h.
Lo que más me ha sorprendido de todo esto es que la portada de la revista sea tan importante. ¿Es que acaso la gente sólo mira esa primera página? Vosotras mismas hacéis de vez en cuando mención a las portadas de otras revistas de moda. Es algo que siempre me ha llamado la atención. A mí lo que me importa es el contenido de la revista, no la foto inicial. Así que flipo con todo este jaleo...
Maider
martes, 23 de febrero de 2016, 20:53 h.
La verdad es que estoy alucinando con esta polémica. Me había enterado por encima... que es lo que pasa cuando ya has cumplido los 30 y este tipo de polémicas te pillen de lejos (sinceramente me parece mucho mas constructivos otro tipo de debates que hemos mantenido en el blog), pero no sabia que había tomado esta magnitud. Esta claro que Lovely Pepa es un personaje que causa fuertes emociones. Y no, no es que no entienda la irracionalidad de este sentimiento ( a mi también me pasa con una blogger española , lo confieso), sino que en mi caso lo combato no leyendo posts que hablen de la blogger en cuestión, no siguiendola... Y que queréis que os diga... Es tan fácil! Por eso no entiendo la necesidad de publicar comentarios que tampoco aportan nada y que sinceramente sino fuera porque uno los hace escondido detrás de la pantalla de su ordenador no haría. Porque escribir tras una pantalla del ordenador nos ha hecho también perder la empatía, el acordarse que a nadie nos gusta que critiquen nuestro trabajo y mas cuando la gente no sabe el trabajo que te ha costado sacar ese trabajo adelante con toda tu ilusión. Dicho esto también creo que la polémica debería haberse manejado de otra manera. Hay que saber respirar hondo y aguantar el temporal, como hace el 90% de la gente en sus trabajos (y sino que levante la mano quien por lo menos una vez al mes no ha querido mandar a la mierda a algún jefe, compañero, comercial...). Nos guste o no, estamos ante el mundo de lo políticamente correcto. Por ultimo deciros que no perdais la ilusión, que este es un escollo y que vendrán meses mejores. Lo tengo claro!

¡Deja tu comentario!

Currently obsessed

Sigue leyendo…

¡Síguenos!

Newsletter